15 nov. 2009

Lola Corrales, entrevista diario Noticias de Navarra. 15-11-2009


LAS REPERCUSIONES DE LA POLIOMIELITIS.

Más de un millar de navarros sufre polio, una enfermedad que el franquismo ocultó en los 50.
El retraso en la dispensación masiva y gratuita permitió el contagio de la infección.


Los enfermos reclaman al Gobierno foral y central más apoyos para afontar las secuelas, que se agravan con los años.

"Mucha gente no quiere que se sepa por qué algunos nos contagiamos mientras a otros niños afines al régimen sí que se les protegió", denuncia la presidenta de la Asociación de Afectados de Polio y Síndrome Postpolio, Lola Corrales, en referencia a las campañas de vacunación que la Dirección General de Sanidad (DGS) llevó a cabo entre 1955 y 1958. En tres años se vacunaron sin publicidad alguna a 200.000 niños.

En la carrera hacia la vacuna tomaron ventaja dos científicos que mantuvieron una dura competencia por imponer sus respectivas vacunas, Jonas Salk (1955), inactivada e inyectable, y Albert Sabin (1958), atenuada y oral. Mientras los países occidentales adoptaban una u otra de inmediato, la respuesta española fue tibia, sin una decidida acción gubernamental que implantara un programa de inmunización masivo.


Puedes leer el artículo en www.noticiasdenavarra.com

  ASOCIACIÓN AFECTADOS DE POLIO Y SÍNDROME POST-POLIO
www.postpolioinfor.org
informacion@postpolioinfor.org