4 dic. 2004

Lola Corrales, entrevista diario EL PAÍS. 4-12-2004

"Tuve que dejar de trabajar porque la silla era un potro de tortura".

Hasta 11 años aguantó Lola Corrales en su trabajo. "Me hubiera gustado estar más, pero mi situación empeoró y no recibí ninguna ayuda. La silla era un potro de tortura". Lola fue grabadora de datos en el antiguo Insalud. Nació con polio, y tuvo una recaída a los 30 años. Sufría el llamado síndrome pospolio, un agravamiento que aparece años después y afecta a la movilidad de los afectados.

Continúa leyendo www.elpais.com
ASOCIACIÓN AFECTADOS DE POLIO Y SÍNDROME POST-POLIO
www.postpolioinfor.org
informacion@postpolioinfor.org