30 jul. 2012

Nadie tiene derecho a obligar al sufrimiento.

Ante la conmoción producida por las intenciones del ministro de Justicia de prohibir la interrupción del embarazo en casos de malformación grave del feto, el doctor Javier Esparza, neurocirujano infantil de los más reconocidos, alerta sobre las terribles consecuencias humanas de esa decisión en una carta abierta al político.

Neurocirujano durante 40 años, en 1982 creó el Servicio de Neurocirugía Infantil del Hospital 12 de Octubre, ha sido director del Hospital del Niño Jesús y secretario de la Sociedad Española de Neurocirugía.


Sigue leyendo www.vanguardia.com.mx